ondas alrededor de nosotros

¿Dónde estamos expuestos a las ondas electromagnéticas? En realidad, un poco en todas partes y de varias maneras: Desde las radiofrecuencias presentes en los teléfonos inalámbricos hasta las placas de inducción, pasando por las ondas infrarrojas que hacen funcionar los dispositivos de mando a distancia, etc.

La evolución de las tecnologías de una parte y, nuestras prácticas, usos y costumbres de todos los días, de otra, conducen a la creación de nuevos campos electromagnéticos, a los que estamos expuestos incluso en nuestro domicilio.

Algunas radiaciones provienen del exterior (como aquellas de las antenas o de los transmisores de radio y televisión) pero la mayoría provienen de los aparatos eléctricos y electrónicos que cada uno de nosotros utiliza cotidianamente.

un balance de experiencia de decenios
Aunque se acumulara la exposición a las diferentes fuentes de emisión de ondas, el nivel global de exposición es en general muy bajo y está reglamentado por normas internacionales (ICNIRP). Por otra parte, la potencia de emisión disminuye muy rápidamente a medida que nos alejamos de las fuentes. Estamos rodeados de campos electromagnéticos a diario, en casa y en la oficina, en la calle, etc. Aunque haya cada vez más aplicaciones que utilizan las ondas electromagnéticas, no se ha observado efectos confirmados por debajo de los límites definidos por las directivas internacionales.