cobertura y calidad

Con la expansión de las comunicaciones, las redes móviles se han convertido en infraestructuras estratégicas de la economía de muchos países. Por este motivo, su despliegue está sujeto a políticas y reglamentaciones que aseguran que cada usuario tenga acceso a los servicios móviles.

desafíos del despliegue
Teniendo en cuenta estas limitaciones, es importante para los operadores optimizar el despliegue de su red. La red de estaciones base debe ser suficientemente grande para ofrecer una cobertura al mayor número de usuarios potenciales. También debe estar diseñada para superar los obstáculos a la propagación de las ondas de radio: Variaciones del paisaje, materiales que retienen o debilitan la señal, túneles, etc.

Por último, la densidad de estaciones base debe ser suficientemente grande para satisfacer las necesidades de tráfico y absorber los picos de llamadas con una señal de óptima calidad. Por este motivo, las celdas situadas alrededor de las antenas tienden a ser mayores en las zonas rurales y menores en las zonas urbanas, donde la población y el tráfico móvil están más concentrados.

¿alejar las estaciones base? no es una buena idea...
La instalación de las estaciones base cerca de los usuarios permite obtener comunicaciones de calidad con una baja potencia. Al alejarlas, es posible que se deba aumentar:

  • la altura de los mástiles para cubrir áreas más grandes, lo que dificulta la integración de las estaciones base en el paisaje;
  • la potencia de las estaciones base, para comunicar con los usuarios más alejados del centro de la celda;
  • la potencia del teléfono móvil, para que se pueda establecer el enlace de retorno con una estacion base más alejada.
 


actualización de la página: 16 agosto 2016